domingo, 19 de mayo de 2013

La primavera trae a Málaga ilusiones de premios a la belleza


El sábado 6 de abril Nueva Moda y el hotel H10 Andalucía Plaza, de Marbella, abrieron sus puertas a los sueños, a la alta costura y al desafío personal en la Gala Linda y Guapo de Málaga


Una noche más, la exquisita captación de María José González y de su empresa Nueva Moda Producciones, dedicada al mundo de la moda desde hace más de veinticinco años, nos congregó en una selecta y afamada reunión para quienes vivimos cautivados, de manera sublime, por las bellezas de Málaga, reflejadas no sólo en paisajes entrañables sino, además, en su hermosa juventud, dispuesta a dar su tiempo y todas sus expectativas para demostrar que son los más “guapos” de una ciudad volcada a recibir sus propuestas, en la Gala  Linda y Guapo de Málaga 2013.
El sábado seis de abril pasado se había presentado como un día de obligadas rutinas, de dificultades laborales, de encrucijadas de horarios y de desencuentros de opiniones en el trabajo, hasta que subimos al magnífico coche del diseñador de alta costura Ángel Palazuelos y tomamos la carretera hacia Marbella, destinados a responder a la invitación de María José y de sus hermosos modelos que esperaban los diseños de los artífices de las galas que lucirían esa tarde: empresas dedicadas a la moda y diseñadores de prestigio de la ciudad como Jesús Segado, Ángel Palazuelos, Montesco, Gemma Melé, Susana Hidalgo, Antonia Galiano, Miguel Ángel Ruiz, Rafael Urquízar, Martín Cansino, La Gioconda y Olga Bilozor, con la inestimable participación de Isabel Jerez Alta Bisutería, Tresor París Joyas y Calzados Cuplé.
En el camino, y en sólo unos pocos metros, se hubieron aplacado los nervios del día, y el fulgor de un fin de semana con nuevas propuestas de moda comenzó a desarrollar sus efectos benevolentes sobre nuestros ánimos, preparados para recorrer los sesenta kilómetros que separan a la ciudad de Málaga de la ciudad de Marbella y del maravilloso hotel H10 Andalucía Plaza, que nos esperaba con las puertas de entrada acristaladas abiertas y la hospitalidad de un recibimiento acorde a la invitación recibida.
En los asientos delanteros del coche, dos de los mejores diseñadores de alta costura de la ciudad de Málaga y, con orgullo lo exalto, dos queridos amigos: Jesús Segado y Ángel Palazuelos. Y en los asientos traseros, y con toda la inquietud de nuestras profesiones, la periodista Isabel Jarillo Díaz  y yo. Entre los cuatro, disipábamos las complejidades del día entre conversaciones de pasarelas y de nuevas colecciones, en una malagueña tarde de primavera.
El viaje transcurrió en la apacibilidad de las coincidencias, en una amistad que bien sabe de confesiones y de risas, mientras ultimábamos detalles del evento, hasta que se vislumbró la imponente entrada del hotel marbellí que nos recibía con claras señales de una preparación de un evento de moda.
Apenas estuvimos fuera del coche nos topamos con el granadino Carlos Maturana, “Guapo de España y Míster Universo Mundial 2012” quien con una sonrisa, y en compañía de su orgullosa madre, nos regaló un beso de bienvenida que, y sobre todo a Isabel y a mí, nos supo a buenos presagios, en una tarde que comenzaba a enseñarnos sus mejores imágenes e intensiones.
Dentro del hotel la vorágine de la gala nos absorbió de inmediato.
Como siempre, me resulta absolutamente grato encontrarme con buenos amigos en estas esquinas tan elegantes de los eventos que organiza la empresa Nueva Moda, por lo que no me resultó extraño topar, en la entrada del hotel, con los diseñadores malagueños de la magnífica firma de alta costura Montesco, Carlos Aguirre y Mario Camino, a quienes estreché de inmediato en un sincero y cariñoso abrazo que, ellos bien saben, habla de una entrañable amistad, admiración y eterna permanencia.
Para el comienzo de la gala, Isabel Jarillo y yo, como honorarias invitadas de prensa, tuvimos que aguardar en una recepción plagada de turismo, distinción y buena música, hasta minutos antes de que el espectáculo diera comienzo, mientras los diseñadores Segado, Palazuelos y Montesco, a quienes más tardes se les sumaría la hermosa diseñadora Gemma Melé, se introducían en el corazón de la gala para vestir a jóvenes y ambiciosas modelos con sus diseños, quienes agradecieron la belleza de sus destacadas capacidades y de su alta costura con gráciles movimientos de respetuosa elegancia sobre la pasarela

Comienza la gala

El enorme salón que acogía la celebración lucía perfecto para el evento. Diez eran los expectantes  jurados, entre los que se encontraban Marta Blanco, la ganadora del certamen Linda de España 2012, Carlos Maturano, un guapísimo joven de la ciudad de Granada con una trayectoria que engalanan varios títulos de belleza y a quien habíamos tenido el placer de conocer a la entrada al hotel, y varios empresarios de renombre en la ciudad. Disfrutaban de unas copas de champagne, haciendo propicios comentarios entre ellos, mientras la delgada figura de María José González, directora de Nueva Moda Producciones, se movía con destreza y gracilidad entre las sillas vestidas de blanco dispuestas en el salón, ultimando los detalles, como siempre, para que todo estuviese en orden y saliera perfecto.
A partir de ahí, el espectáculo se hizo preciso y fantástico: acordes españoles para una colección de magníficos trajes flamencos que ondeaban sobre la pasarela con el sabor de sus tradiciones; trajes de baño que exaltaban la juventud y la sensualidad de los participantes y vestidos de una belleza y elegancia inolvidables confeccionados con exquisita profesionalidad y amor a sus vocaciones por los mejores artistas del diseño de la ciudad, que quedaron plasmados en centenares de fotos que comenzaron a abarrotar las redes sociales desde el mismo momento de salir ante los flashes de los periodistas, atentos a los movimientos de las jóvenes concursantes.

El premio final

El certamen se cerró con la entrega de premios. Sobre el escenario, Concepción Santiago y Javier Quintero recibían los títulos de “Linda y Guapo de Málaga”, respectivamente, rodeados de los demás participantes, conductores, diseñadores y miembros del jurado que se acercaban a compartir el final del evento, irradiando una felicidad bien merecida y contagiosa.
Yo, sin embargo, no me atrevería a asegurar que aquella noche ganaron los más guapos, o los más elegantes, o los más simpáticos, o la más delgada o el más fuerte, porque los veintitrés participantes tenían esa belleza particular que les otorgaba la juventud, el atrevimiento y la ilusión.
Sólo sé, y según lo que he podido apreciar, que cada uno de nosotros nos llevamos esa noche un merecido premio: los espectadores el hecho de haber sido parte, con aplausos y atención, de un espectáculo creado con la fuerza de un trabajo atiborrado de proyectos y ambiciones de equipo; los diseñadores de Málaga, el haber visto brillar una vez más sus creaciones, bajo la impactante luz de una pasarela envuelta en la expectación de un público deslumbrado y agradecido ante la delicadeza de sus diseños; los fotógrafos, el poder descargar sus flashes, como tantas otras veces, sobre rostros hermosos, ávidos de halagos y admiraciones, intentando conseguir el mejor ángulo con toda la firmeza de sus pulsos y la rapidez de sus visiones; el jurado, el haber tenido el honor de merecer sonrisas y sentidos agradecimientos como respuestas a un reconocimiento que lleva años premiando a la belleza y a la distinción; y los participantes que no se llevaron una banda premiada a casa, el hecho de haber podido tener la ocasión de desfilar en la pasarela de un hotel volcado a sus oportunidades y de envolverse en finísimos encajes bordados y en extraordinarios trajes  durante largas horas en las que revivieron una y mil veces el sueño de ser, como tantos otros y para siempre en sus recuerdos, el hombre más guapo y la mujer más linda de la provincia de Málaga. 


 http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2013/05/18/nosotros/NOS-08.html