jueves, 3 de noviembre de 2016

Con la fuerza de los sueños


  Muchos desconocen lo que se esconde detrás de un deportista con un cuerpo entrenado para ser fuerte, el tiempo de preparación que conlleva, las ilusiones que lo inducen a comenzar, la disciplina que está obligado a adquirir, el valor que debe infundirse para alcanzar las metas propuestas y la fuerza interior que debe desplegar cuando no consigue lo que pretendía, asumir el error y volver a intentarlo.
Muchos desconocen acerca de la preparación académica que lo ayuda a formarse con corrección, sorteando vacilaciones y desafiando propuestas increíbles, y, sobre todo, que detrás de cada uno de estos deportistas hay un gran equipo,
un grupo de personas que lo contiene y se complementa en una asistencia de fuertes valores humanos que crea lazos productivos para ayudarles a construir vidas que reflejan lo que ilusionan; un equipo que se acompaña, se preocupa y va creciendo, constituyéndose en una familia de jóvenes que aplican la cabeza


para formar el cuerpo.
Es fácil ver lo que reflejan las fotos, lo más difícil es entender esas imágenes y, finalmente, aceptar que detrás de cada logro conseguido hay mucho trabajo, y detrás de cada meta arriesgada, muchas incertidumbres. 

Pero, sobre todo, que hay mucha valentía, mucho estudio y perseverancia, y mucho, pero mucho corazón.

Una noche de septiembre, David Marchante, "Powerexplosive", estuvo en El Hormiguero, y batió el Récord Guinness de la dominada más pesada del mundo, y fue una rúbrica de fuerza, demostrada y aplaudida, para saldar una deuda contraída con sus propias exigencias, esas que se convierten en los motores necesarios de toda una trayectoria y en los verdaderos protagonistas impulsores de nuestros logros. 

Su equipo, por supuesto, ha estado a su lado con toda la fuerza de su complicidad y de su compañerismo.


Porque hay una sola manera de llevar adelante nuestros proyectos y es en compañía de quienes apuestan y confían en nosotros.
¡Bravo, David!... ¡Bravo, equipo!